Apuntes desde el Taller de Crítica.

On 10 octubre, 2009 by investigacion

**“Los pensamientos envuelven cosas: entre ellas existe la atmósfera, con oxígeno, nitrógeno, anhídrido carbónico, azufre, plomo, aluminio, pero también partículas de pensamiento. Estas partículas se liberan de nuestro cerebro y nuestro cuerpo, en fluidos que escapan a nuestro control y se adhieren a objetos o a otros pensamientos. Poseen fuertes campos magnéticos y gravitatorios, que distorsionan y alteran las imágenes: todas las imágenes de las cosas. El pensamiento está cargado de potencial plástico”

(Ricardo Basbaum)

Este trabajo surge a partir de la lectura de “El conflictivo mundo de los reclamos éticos”  de Lupe Álvarez a propósito de un texto de Cuauhtémoc Medina,  de ” A dos años de la grieta” de Gina Panzarowsky, “Archivo: Sobre la Legitimación y Apropiación en el Arte”  de Vanessa Oniboni y “Retóricas de La Resistencia” de José Luis Brea.

En primer lugar identificamos las zonas  en común de los  textos, que consideramos claves para reflexionar sobre el arte  y su sentido hoy.  Luego desarrollamos a partir de estas problemáticas un punteo, que no son más que una serie de reflexiones  motivadas por el intercambio  entre los integrantes del grupo sin pretender llegar a un acuerdo. 

La redefinición de la política en el arte y en la crítica

Sobre la crítica. Comunidades. Debates.

Daniel Alvarado._

La crítica como herramienta es necesarísima para la apertura de horizontes fuga, eso ya lo sabemos. Para esto, el lugar desde el cual uno (como individuo que deviene social) se posiciona y enuncia carece de utilidad más que para ofrecer matices y diversificar las posturas al interior de los debates[1]. Con ellas nos aproximamos a la superación de los monólogos críticos que devienen retórica y se instaura la posibilidad real de crear comunidades críticas. O por lo menos de encaminar así la tendencia.

Uno de los retos medulares de la práctica, y una responsabilidad básica de quienes se ven concernidos, recae en el reconocimiento y focalización de las problemáticas que realmente interpelan a dichas (micro) colectividades. Para ello el establecimiento del diálogo sostenido y continuo es fundamental.

Una de las dificultades a superarse según mi modo de ver está en la escasez o superficialidad de los momentos de conversación, que también han de ser interpelantes. Que tienen como fin último, al menos en las etapas iniciáticas de todo proceso crítico, permanente, el de cohesionar a sus interlocutores.

Desde la desinformación y el desinterés poco se puede hacer

[1] Lo que no implica que sea irrelevante a la hora de elucidar los intereses de los enunciantes. 

 

Romina Muñoz._

¿Crees que el lugar desde el cual uno se posiciona y enuncia carece de utilidad? No es más bien desde ahí, en ese posicionamiento, donde realmente se puede llegar a algo que esté más allá de las identidades pret a porte propias de los modos de subjetivación dominante, que estén más allá de configuraciones efímeras propias de un desequilibrio constante.  Porque una cosa es mantenerse abierto a nuevas formas de instituirse, pero esto de todos modos requiere cierto  consenso, así sea provisional, donde justamente el lugar de donde se enuncian, es el que les da sentido y continuidad, incluso a este continuo enfrentamiento entre neutralización y resistencia.

La única forma de superar estos monólogos críticos es justamente en las diferentes políticas de relación con el otro y en el reapropiarse de los componentes de la subjetividad, que busca encaminar a la singularidad hacia la construcción de un proceso.

Daniel Alvarado._

Los lugares desde los que se enuncia poseen un potencial que continuamente es vaciado. Considero que pueden servir en tanto que son referencias desde las cuales se proyectan y ejercen fuerzas políticas. Pero no son de mi fiar, por ser perecibles. Tener conciencia de ello nos conduce a replantear permenantemente estrategias que subviertan primero nuestros modos de estar como sujetos enunciantes, que queden en función de la efectividad buscada en las empresas políticas.

El comentario va dirigido hacia adentro.

La obra y la crítica como ejercicio de disenso.

Romina._

Me gusta la idea de Badiou de una diferencia en lo sensible, de eso que  propone nuevos modos de estar y  constituirse.

Aquello que es el resultado del estar comprometido en un espacio/ con el espacio ….haciendo espacio….y que  no puede descansar en ello sino buscar formas de instituirse siempre nuevas.  Eso que está siempre sujeto  a un continuo enfrentamiento entre neutralización y resistencia.

La reivindicación de los instantes, modalidades de acción que proponen nuevas configuraciones de la existencia.

 

¿Cuál es el arte político?

.-

El que en su agenda involucra contenidos, problemáticas sociales de forma explícita  o el que repara en su manera de circular, de socializarse.

Qué tan consecuente es con el tipo de sociedad al que problematiza, teniendo en cuenta que por lo general es justamente ese tipo de personas las que no tienen acceso a estos circuitos, teniendo en cuenta que se produce desde un medio (medio artístico) para un medio determinado (el mismo y unos cuantos) donde entra en juego el reconocimiento de la obra.

Estas configuraciones efímeras pueden dar pie a múltiples transformaciones, que se van acumulando y precipitando nuevas formas de sociedades.

Otros modos de estar que pueda ofrecer el arte, pueden estar “previstos” por el sistema capitalista, o ser rápidamente capitalizados.

“La política trata del estar juntos y los unos con los otros de los diversos. Los hombres se organizan políticamente según determinadas comunidades esenciales en un caos absoluto o a partir de un caos absoluto de las diferencias”.

(Hannah Arendt, 1950)

“La tarea esencial de la política es la configuración de su propio espacio, lograr que el mundo de sus sujetos y sus operaciones resulten visibles. La esencia de la política es la manifestación del disenso, en tanto presencia de dos mundos en uno.”

(novena tesis de las “11 tesis sobre la política”, Jacques Rancière)

Esta presión que se instaura en las formas de subjetividad (en las diferentes formas, en las formas encontradas) produce una crisis, incomodidad. He aquí el potencial de la resistencia. El potencial de la creación de nuevos modos.

Cuando el sistema dice A=A, se acerca cada vez más al poder absoluto, pero también a la subversión inmediata y probable

(Baudrillard)

Cuáles son las ideas de resistencia que se ponen en juego en el arte político o en la idea de un arte político, entendiéndolo como un arte crítico que pone en cuestionamiento ciertas problemáticas sociales. Habría que preguntarse hasta que punto ciertas prácticas artísticas solo reproducen…

La responsabilidad del artista

Gabriela Chérrez.-

En este punto cabe mencionar la referencia que se hace en el texto de Lupe sobre Emmanuel Levinás acerca de la otredad. Y a partir de esto fijarnos cómo se representa al otro en obras que reflejan problemática social. ¿Cuál es la importancia que se le da al otro en este tipo de obras?

El problema que veo con ciertas obras que cuestionan problemáticas sociales es que se interesan más en la parte de su visualidad y de su conceptualidad que en el impacto real sobre el contexto social en el cual se desenvuelven. Podríamos revisar el primer y segundo lugar del salón de julio 2009.

¿Qué hay más allá de ese cuestionamiento de problemáticas sociales?

salonjulio230709-001_612_405-copy

salonjulio230709-003_612_4051

Primer premio. Salón de Julio 2009. “Confort y lujos, viva como un rey ” de Lenin Mera. Tomado de ELUNIVERSO.com

img_87671

Primer premio.  Salón de Julio 2008. “Los que se fueron de Geovanny Verdezoto”. Tomado de riorevuelto.blogspot.com

img_87441

img_87471-1

Segundo Premio. Salón de Julio 2008. “Valores sobre la degradación”  de Pedro Gavilanez.  Tomado de riorevuelto.blogspot.com

“Desde el momento en que el otro me mira, yo soy responsable de él sin ni siquiera tener que tomar responsabilidades en relación con él; su responsabilidad me incumbe. Es una responsabilidad que va más allá de lo que yo hago”

(Lévinas, Ética e infinito)

Gabriela Cabrera.-

No se cuánta importancia se le ha dado a la responsabilidad que tienen quienes dan visibilidad a ese tipo de obra, criticándola del modo en que obviamente prevén artistas como Santiago Sierra. Está todo enfocado en la manera de proceder únicamente de los artistas, como si no hubiese detrás de la legitimación de cada uno, toda una estructura de poder institucional que decide qué poner en la palestra, a la final atrocidades hay en todos lados y en todos los campos, la diferencia con el campo artístico es que los “monstruos” pueden obtener todo el reconocimiento deseado en los demás campos.

 Pdf A dos años de la grieta

Sobre: A dos años de la grieta

Anthony Arrobo.-

¿Y por qué Salcedo, una artista del tercer mundo se alió con la corporación en contra de sus comunitarios?

En esta pequeña frase podríamos darnos cuenta de cuál es el enfoque con el que Francesca Bellini analiza a la propuesta de Doris. Se logra ver el radicalismo con el que se acerca al objeto. Emite un enunciado en donde pone a prueba el compromiso de la colombiana con los problemas sociales, ya que pone en la palestra la figura de mecenazgo que estas grandes corporaciones tienen con las prácticas artísticas.

Podría decir que la lectura que hace Bellini a todo el andamiaje de Doris (incluyendo a Shibboleth), daría para un estudio amplio en donde se determine cuál ha sido la figura de la clase dominante (entiéndase como clase dominante todo aquello que sea jerárquico de naturaleza) en las prácticas artísticas desde que estas existen y determinar si siempre hubo un determinismo por parte de quien da el dinero, o si hubo negociación entre las partes.

coronacion1

“La consagración de Napoleón y la coronación de Josefina” de  Jaques-Louis David, 1806

Oswaldo Terreros.-

Acaso ante estos cuestionamientos ¿el artista deberá ser capaz de saber ocultar más de donde provienen los capitales? ¿Existen capitales de origen benévolo? ¿Cuándo se cae en estas interpretaciones sobre el artista?

Al existir estos cuestionamientos ante las prácticas de los artistas militantes en la posmodernidad podríamos encontrar semejanzas con la utopía de los artistas modernos, la posibilidad de que la utopía podría cambiar la humanidad todo esto era una certeza hasta que poco a poco fueron cayendo las supuestas bases sólidas que tenían estos pensamientos.

¿Cómo se puede producir sin capital? ¿De qué manera el artista contemporáneo podría vivir?

Son grandes ataduras de las que se tiene que tener mucha más conciencia, de que estamos tejiendo el mismo nido y estar concientes de que se ha carecido de estos tipos de análisis sobre los que se cuestionó al proyecto moderno.

Gabriela Cherrez.-

Creo que los debates en torno a dimensión de la ética dentro del campo artístico son relevantes en la medida en que se mantengan alejados de los moralismos y se comprendan políticamente. En cierto tipo de proyectos, los artistas necesitan suspender su propia posición ética y transferir su debate a los espectadores.” 

(Jaime Cerón, cuestionario Bellini)

¿Qué tan válido puede ser este discurso en el momento de elaborar un proyecto? 

 

 ¿Cómo problematizar las políticas de subjetivación en el capitalismo mundial integrado?

Romina .-

El capitalismo hace del poder de la invención el motor mismo de la economía, la movilización de estas fuerzas de invención según la Rolnik crea  las condiciones para un poder de resistencia de la vida como potencia de variación, en esta  ambigüedad constitutiva del capitalismo, está su  punto vulnerable.

“La potencia de invención es capturada por el capital al servicio de la creación de territorios- estándar para configurar los tipos de subjetividad adecuados a cada nueva esfera que se inventa. Son territorios de existencia homogeneizados cuya formación tiene como principio organizador la producción de plusvalía, principio que se sobrepone al proceso y lo sobrecodifica. Verdaderas «identidades prêt-à-porter» de fácil asimilación, acompañadas de una poderosa operación de marketing que cabe a los medios fabricar y vehicular para hacer creer que identificarse con esas estúpidas imágenes y consumirlas es imprescindible para conseguir reconfigurar un territorio y, más aún, que este es el canal para pertenecer al disputadísimo territorio de una «subjetividad-lujo».”

(El ocaso de la víctima: La creación se libra del rufián y se reencuentra con la resistencia, Suely Rolnik)

Suely Rolnik. El ocaso de la víctima.

El arte, la crítica, no ofrecen cambios inmediatos “reales” en el sentido mundo materia que tanto habla la Rolnik  pero sí plantean otros modos de estar, otros modos de constituirse.

Pero esta reconfiguración de territorio es más lenta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas