Proyecto de graduación. Un habitante Pasajero. Andrea Ramírez

On 20 marzo, 2014 by desfuero

1901296_672481659476429_1111197284_n

 

DSC_1915DSC_1904

DSC_1910
Ejercicios de desbordes 1
Lienzo, acrílico e hilos pintados
25 x 50 cm
2014

 

DSC_1865 DSC_1860 DSC_1867

Bitacoras (serie)
Lienzo e hilos pintados
20 x 20 cm
2014

 

DSC_1850DSC_1845

 

Sin titulo (desplazado por el espacio)
Lienzo, acrílico e hilos pintados
80 x 80 cm
2013

 

 

DSC_1853DSC_1849
 Ejercicios de desbordes 2
Lienzo, acrílico e hilos pintados
15 x 20 cm
2014

 

DSC_1856DSC_1858 DSC_1855

Espacio/Baño
Acrilico sobre lienzo y recortes de tela pintada
200 x 200 cm
2014

 

DSC_1976 DSC_2011 DSC_1995 DSC_1981 DSC_1977DSC_1979

Sin Titulo (sumisión)
Cuchillos de metal
Dimensiones Variables
2014
DSC_1930 DSC_1931 DSC_1926 DSC_1930
Ejercicios de desbordes 3
Lienzo, acrilico e hilos pintados
36 x  25 cm
2014
DSC_1889 DSC_1883 DSC_1876
Sobre el musgo verde (díptico)
Lienzo, acrílico e hilos pintados
120 x 60 cm
2014
Un habitante pasajero
Un habitante pasajero es la primera exposición individual de Andrea Vivi Ramírez Cabrera, donde nos presenta sus más recientes búsquedas pictóricas, objetuales e instalativas en torno a reflexiones sobre lo íntimo;  la cotidianidad; la construcción de paradigmas de género desde el arte; y también de una lúcida observación: Tras el ejercicio de hacerse de un lugar o de habitar un espacio existe un simultáneo sentido de tránsito.
 
Ramírez  ha decidido usar eso que ocurre en lo más íntimo del lugar que habita y que es tan rutinario como excepcionalmente particular en todo hogar: El “hacer” la casa. Hace suyos los fenómenos e imágenes que devienen al hacer la casa, su casa, y los escruta con rigor;  reinterpreta su condición material, fugaz, invisible, accesoria, marginal; les rinde homenajes; encuentra belleza en ellos; les hace preguntas; los descompone en sus partes; incluso los agrede.
 
Un habitante pasajero  hace del cubo blanco un espacio propio para acompañar los diferentes desplazamientos que la artista realiza día a día, en su casa, desde dentro.  Esta exposición nos acerca a entendernos como paseantes del lugar que se habita, nos invita a identificar los extraños artificios que se nos enseña para hacer habitables los dormitorios, los baños, la sala, la cocina, el comedor, la lavandería…
 
Y necesito pintar, y necesito  proponer experiencias desde lo sensible; porque eso es lo que hago… Porque tengo  vocación para contemplar, habitar, abandonar, transitar a las personas y el mundo, y también para que las personas y el mundo me contemplen, me habiten, me abandonen y me transiten… Tengo aptitudes para ponerme en el proyecto de experimentar que todo pasa.
 
Con Ramírez  fregar el piso es un acto pictórico de luz, evaporación y proceso mutable de fondo-figura; lavar la ropa se convierte en una metamorfosis de volúmenes que se sumergen y emergen del plano; los adornos y el espacio  se convierten en objetos de estudio sobre lo que su casa y generaciones de sus habitantes pasajeros le han legado como deberes, gustos y aspiraciones.
 
Las obras de Un habitante pasajero en su conjunto nos plantean que aunque exista la necesidad de habitar un lugar, también se hace preciso salir de allí, e ir de visita, tocar otras puertas; entrar a otras casas, a otros cuerpos, a otras mentes, y  luego salir de ellos, puede que hasta para regresar, quizá nos llevemos algo, tal vez dejemos algo, quizá a propósito, tal vez olvidado; pero eso no es lo importante, todo se trata de poner en valor nuestra capacidad de tránsito, y aprender que en la vida de los otros todos somos un  habitante pasajero.
 
                                                             José Hidalgo-Anastacio
                                      Artista amigo acompañante de proceso curatorial
 Texto generado a  partir de conversaciones con la artista
DSC_2029

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas