Jornadas Musicales. Culebra Cascabel. Una aproximación a la propuesta sonora de John Zorn

On 25 agosto, 2014 by investigacion

10298541_919196704773484_3080205489759179643_o

COBRA (CULEBRA CASCABEL) es una obra musical creada por el compositor e instrumentista norteamericano John Zorn en 1984. Concebida bajo un sistema de reglas y órdenes detalladas ejecutadas en el momento pero sin secuencias ni eventos pre-concebidos, esta obra-juego, es el punto de partida de este encuentro donde buscamos  adentrarnos a la práctica de la improvisación libre desde la exposición de ejercicios con el objetivo de ampliar nuestros rangos de percepción e integrar al público de una manera vivencial con la experiencia auditiva

IMPROVISADORES: Emilio Guim, Ángela Arboleda, Juan Carlos Zambrano, Shirley Medina, Fernando Vélez, Luis Díaz, Emanuel Espinoza, Chícaro Cevallos, Carlos Murgüeitio, Samuel Villafuerte, Arturo Sevilla, Julio Vaca, Iván Villalta, Manuel Larrea. 

Si bien la idea de música esta relacionada con la academia, la partitura y la conducción, en esta jornada se buscó privilegiar la improvisación como mecanismo de creación y ruptura desde la certeza “que todos los sonidos son (pueden ser) música”

“Como pocas, la obra de Zorn (que cubre el dominio de formas aparentemente disímiles como el rock, el jazz, la exótica, el klezmer, la música de cámara y el grindcore, por nombrar sólo algunas) es provocadora en todo el sentido de la palabra. No sólo provoca en tanto irreverente, irónica o inesperada (aquí lo acusan mucho), sino en la forma en que afecta a quien la escucha: si nos aproximamos a Masada, la rama de su trabajo que encuentra los puntos de contacto entre el jazz, la melodía y las tradiciones judías; o a sus game pieces, como Cobra, donde un grupo de músicos se reúnen a inventar una composición desde el juego y con base en una serie de cartas que apuntan direcciones sin definir nunca la apariencia de una composición; o incluso si estudiamos Naked City, banda diseñada en los ochenta para probar los límites del formato rock, descubrimos sólo direcciones, intercambios, yuxtaposiciones. Entender apenas siquiera un fragmento de la obra Zorn implica darse cuenta de que hay más ―mucho más― bajo la superficie. Y en este sentido escuchar (o ver) su música invita a conocer, a ampliar rangos de percepción. Por lo pronto demuestra ipso facto, así en la práctica, que los “géneros musicales” están más cerca de lo que aparentan, y que de hecho ―como las religiones― se alimentan de la misma fuente. La música de John Zorn, su vasto campo de acciones musicales, es siempre la punta de un iceberg: siempre apunta a alguna conexión. Su música (y las músicas que patrocina) es guía, búsqueda siempre, fragmento en vez de definición.” (Gabriel Elías. Obtenido de http://www.avispero.com.mx/miscelanea/sobre-la-pertinencia-de-john-zorn-como-compositor-musico-e-instigador)

2

1

7

8

8

8

6

 

 

http://www.avispero.com.mx/miscelanea/sobre-la-pertinencia-de-john-zorn-como-compositor-musico-e-instigador/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas