dossiers_ MÁS ALLÁ DEL MALL (Miguel Alvear)

On 24 marzo, 2011 by investigacion

Miguel Alvear presentó  el largometraje ‘Más Allá del Mall’ en el marco de la ‘Exposición de Final de Semestre’.

“Tras el fracaso comercial de su último film, un cineasta se pregunta sobre el sentido de hacer películas en un país como Ecuador. Para poner fin a su desconcierto inicia una pesquisa fílmica que lo lleva al insólito hallazgo de un cine ecuatoriano del que no tenía referencias: películas de acción y melodramas lacrimógenos realizados por autodidactas con bajísimos presupuestos, pero que se venden como pan caliente en los mercados piratas.” (Obtenido en http://www.ochoymedio.net/mas-alla-del-mall-abre-el-festival-ecuador-bajo-tierra-en-guayaquil/)

El largometraje propone una reflexión no solo sobre el la complejidad del hacer cinematográfico -sobretodo en nuestro precario medio cultural- sino también nos aproxima a los dilemas de una práctica que promueve otros modos de conocer y relacionarnos con nuestro entorno.Un trabajo casi arqueológico que pone a la luz un tipo de industria desconocida, que no solo revela la falta de atención de nuestros horizonte de consumos, sino que  nos familiariza con una inventiva y unas ganas de producir de las formas más heterodoxas …claramente más allá del mall.

Screen Shot 2015-01-16 at 1.04.20 PM

(Obtenido de http://www.eluniverso.com/2011/03/29/1/1380/miguel-alvear-presento-documental-mas-alla-mall.html)

http://www.miguelalvear.com/

 

ENTREVISTA A MIGUEL ALVEAR 
ME HE CUIDADO DE NO VALORIZAR: SIMPLEMENTE HE QUERIDO MOSTRAR Y CUESTIONAR. 

(Obtenido de http://www.doctvib.net/boletin/17/index.html)

En la Sinopsis explicas que el documental surgió a partir de interrogantes tales cómo si es viable hacer cine en tu país o si hay público para el cine latinoamericano… ¿Sentiste que habías encontrado respuestas al finalizar el rodaje?

La verdad es que tengo más preguntas que antes, o las preguntas que me hice al inicio se han complicado. No puedo negar que se siguen haciendo películas, cada vez más y más películas. Esto debe significar que es viable el cine. Tal vez la pregunta es: ¿para quién es viable?

No me queda claro, por ejemplo, si el modelo “industrialista” que han adoptado las autoridades audiovisuales de algunos países, incluido Ecuador, es acorde con la realidad de su producción audiovisual. ¿Para quién las estamos haciendo? ¿Para jurados de festival? ¿Para jurados europeos de proyectos en marcha? ¿Para las pantallas de cine del mall?

En la otra orilla del cine ecuatoriano, los productores y realizadores autodidactas han implementado estrategias de producción que responden directamente a sus necesidades y a su entorno, y sin ningún apoyo, interés, ni subsidios por parte de las autoridades del audiovisual. Esto me parece fascinante, así como la posibilidad de que se esté gestando una industria desde ‘abajo’, sin mediación de burócratas, críticos y otros actores del campo audiovisual. De ahí tenemos mucho que aprender.

Estas mismas preguntas son las que solemos hacer en este Boletín. ¿Crees que estos interrogantes que tú documental aborda, son los que tienen tus colegas de toda la región?

Creo que sí, y no solamente en la región. Todos sabemos quela sala de cine ya no es el templo de la imagen, como en otros tiempos. Me parece que estamos reaccionando con mucha lentitud a las posibilidades de producción y distribución que han abierto las nuevas tecnologías.

En Ecuador hay una generación entera que desconoce lo que es la experiencia de la sala de cine. Para ellos el audiovisual se consume a través de la TV, el DVD pirata y la Internet. Mientras tanto, muchos de nosotros seguimos pensando en el templo de celuloide como única opción de circulación para nuestro trabajo.

En este sentido, ¿qué crees que hay de singular en el tratamiento de esta problemática en “Más allá del MALL”?

Bueno, es un tratamiento completamente singular porque cuento lo que me pasó a mí, como realizador de una película semi subsidiada que no consiguió distribución.En el documental (aunque me gusta más hablar de esta película como un docu-drama), trato de exponer los contrastes entre una manera de entender el quehacer cinematográfico -desde un modelo autoral-, y otro, de bajísimo presupuesto, totalmente alejado de los cánones “cultos”, lejos de la sala del mall, pero al alcance de miles de consumidores en los mercados piratas.

De acuerdo con tu documental y la visita a la Bahía de Guayaquil, parece haber mucho entusiasmo tanto por producir contenidos audiovisuales como para consumirlos…

Claro que sí. En la Bahía de Guayaquil encuentras cine de todo el mundo, a un dólar. esde almacenes especializados en películas cristianas, pasando por todos los géneros, incluyendo el cine de culto y los clásicos de la cinematografía mundial.

Pasa también que la gente también quiere ver películas en su idioma. Quiero decir, películas locales, que expresen puntos de vista, locaciones, realidades inmediatas e identificables. Me causa mucha gracia que películas ecuatorianas con premios en festivales europeos y norteamericanos -incluyendo las mías- simplemente no están en la piratería porque no hay demanda para ellas en este mercado.


¿Qué valorización del mercado informal podemos encontrar en “Más allá del MALL”?

Me he cuidado justamente de no valorizar, simplemente he querido mostrar y cuestionar. Como muchos, tengo sentimientos encontrados con el tema de la piratería. En el documental cuento como para algunos realizadores el pirataje es la manera de darse a conocer, pero también queda claro que no perciben beneficio alguno de la venta masiva de sus producciones. Mientras tanto, el estado ecuatoriano está totalmente ausente a la hora de implementar la legislación que existe sobre los derechos de autor.

¿Cómo piensas que será recibido el documental en Ecuador, en particular, y en el resto de Latinoamérica, en general?

Este documental muestra muchos lugares de Ecuador y los personajes son absolutamente fascinantes, por eso creo que se deja ver muy bien. Y los temas y realidades que en él se abordan son comunes a la de nuestros países. Y como decidí ponerlo en tono de comedia creo que va a tener muy buena acogida.

¿Recuerdas algún momento del rodaje que te haya llamado especialmente la atención?

Es la primera vez que trabajo en el género “documental”. Me llamó mucho la atención la facilidad con que los personajes actuaron sus propios papeles. Me di cuenta que para hacer un documental, mientras más ficcionalizadas las situaciones, mejor el resultado.

¿Qué significó para ti esta experiencia de representar a tu país en el programa DOCTV?

Ser parte del programa DOCTV significa que de 1.923 espectadores que obtuvo mi última película en salas de cine, salto a una potencial audiencia de millones, con esta. Aparte de la obvia importancia que implica colocar contenidos latinoamericanos en el espectro televisivo, desde el punto de vista de la producción, es un programa ideal porque te garantiza el financiamiento y la distribución de tu trabajo.

Trackbacks & Pings

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas