Exposición_Monumento al día (Juan Carlos León/NoMínimo)

On 17 marzo, 2011 by investigacion

dsc8113

 

dsc8106b

dsc8105b

 

dsc8101b

dsc8125

 

_MG_1061

_MG_1053

De la representación a la visualización de datos. 

El diseño y el referente estadístico.

Este ejercicio constituye una aproximación a las formas de concepción del monumento público, y la manera particular de asumirlas en un contexto sociocultural determinado. Básicamente se trata de crear propuestas de monumentos que actualicen su función conmemorativa, rememorante e histórica, a un ejercicio de persuasión política actualizado según las dinámicas de consumo cultural propias de las sociedades contemporáneas. Se trata de darle importancia a lo que va a ocurrir, a cosas que pueden suceder o que acontecen.

Pero ¿cómo se puede conjeturar sobre lo que va a acontecer? En estos proyectos se vuelve importante el referente de los sistemas de medición estadística, que permiten obtener pronósticos a través de cifras y datos. Otro referente importante constituyen los planes de campaña política, el avivamiento y los ejercicios de imposición del poder. Sin realizar un cuestionamiento sobre lo político entendido como partidismo, o luchas de poder concretas, y en lugar de visibilizar problemáticas sociales representándolas, se trata de deslizar la propuesta de monumentos hacia una idea de lo social basada en números y cantidades.  Por ello, se vuelve importante los ejercicios de visualización de datos, y la herramienta de la infografía en relación con el diseño gráfico. 

Esto se evidencia al momento de asumir el diseño de los monumentos, porque tienen que ver con la asimilación de los recursos tecnológicos y los procesos de visualización de la información; existe una preocupación sobre su utilización más allá de su tradicional función conmemorativa. Esto se evidencia en que cada uno tiene ciertas reglas de funcionamiento que articulan su disposición en el espacio público –el cual está concebido como el campo de ejercicio de la ciudadanía, y de las luchas por el poder simbólico. Los monumentos presentados siguen o violan las normas convencionales que caracterizan a los monumentos en general, por ejemplo algunos se desplazan según la conveniencia del momento, y la ideología de turno. Y otros son creados para interactuar con las personas que los consumen, como el monumento con micrófono para los que no tienen voz, o el que está dedicado a la masa dividida

Estos monumentos no aluden (ni presentizan) situaciones históricas como guerras y batallas trascendentales, ni construyen personajes imaginarios. Tampoco responden a un discurso específico. Pueden ser utilizados por cualquier partido o estrategia de campaña política. Cambian según la situación, son móviles, variables, transportables, desterritorializados, autodefinibles (porque se pueden autodefinir según la tendencia); de esta forma queda abierta la manera en que pueden ser interpretados y apropiados por quien los mira. Tampoco definen una posición política o institucional específica, y esto favorece su inscripción en diversos contextos.

Juan Carlos León y Ana Rosa Valdez

Guayaquil, marzo de 2011


_MG_1028_1

 _MG_1048

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas