Oiga, escuche, imagine. RAYMOND CHAVES

On 8 noviembre, 2012 by investigacion

 

Razones para dibujar de otra manera

taller-de-dibujo-Abiertoalpublico

Es probable que en la actualidad se dibuje mucho más que antes y también es evidente que esta práctica goza de un nivel de presencia inédito en comparación a lo que sucedía en un pasado no muy lejano. No es solo que el dibujo haya adquirido status de arte mayor abandonando un tradicional segundo plano si no que a la vez en los últimos años esta manera de hacer se reivindica, se difunde, se promueve y se compra y vende -entre otras cosas- como nunca se había hecho antes.

Esta emancipación y omnipresencia del dibujo, que habla para bien de un momento fértil, por el contrario no ha sido acompañada tanto como sería deseable de posiciones más reflexivas y cuestionadoras que enfrenten, entre otros, asuntos relacionados con su práctica como la tentación exhibicionista, la tendencia al ensimismamiento y cierta celebración tan acrítica como onanista de este hacer; o los que tienen que ver con su enseñanza y aprendizaje como son el asunto de su definición o el sesgo determinista de muchos de sus planteamientos pedagógicos.

En la estela de talleres como “Dibujo a la deriva”, (Bogotá 1996), “El rayo X” (Lima, 2001), “Dibujando Caracas” (Caracas, 2005) y “Meterse en Dibujos 1 y 2” (León, 2010 y Cali, 2012) y experiencias en sintonía como “El Dibujo 24 h” (Barcelona, Bogotá, San Juan de Puerto Rico, 2000), “Retratos al paso” (Castelló, 2002) y “Maestro plantillero” (Santo Domingo, Puerto Rico y Lima, 2003-2004), Oiga, escuche, imagine, se plantea como una conjunto de retos y ejercicios que buscan dejar en suspenso ciertos límites y asunciones que tanto en la enseñanza como en la práctica del dibujo se dan demasiado rutinariamente por supuestos.

Así, este taller quiere poner en cuestión por lo menos de manera momentánea, entre otras, cuestiones tales como el dibujo entendido como asunto individual, como una práctica que primordialmente tiene que ver con lo visual, o como algo que merece hacerse más que hablarse. De establecerse un objetivo sería el de ir un poco más allá de algunas convenciones y propiciar un flujo colectivo de dibujo en el que zambullirse con una doble misión: enfrentar el reto propuesto y gozar lo máximo posible en el intento. Una invitación en definitiva a meterse en problemas.

Raymond Chaves

 a

c.1

b

 dibujosclaseMAC 

d

e

6.1

 

Raimond-Chaves-

2.1

5.1

f

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas