S o b r e m e s a

On 18 enero, 2010 by investigacion

 Por Sandra Gonzáles

Apuntes a partir del Taller de Crítica. 

En mi casa la hora de almorzar o cenar es todo un ritual al que es mal visto llegar tarde, poner los codos en la mesa o sentir desesperación si la sobremesa es demasiado larga, entre otras cosas. Una noche (no mucho antes de las manifestaciones por el ITAE), sentada comiendo un plato de tallarines, no recuerdo entre qué conversación con mi madre decidí (como usualmente hago, sin pensar mucho), hacer un comentario en burla de los ideales políticos que tenían mis padres en su juventud versus la sobreprotección que ahora tienen para con sus hijas. Le pregunté a mi madre si podía ir a tirarle piedras a los policías y ella, en mi mismo tono, me respondió que por supuesto que sí, que me apoyaba fervientemente, siempre y cuando asumiera las consecuencias de mis actos. No me quedó más que responder que realmente nunca estuve interesada en tirarle piedras a nadie y terminar mi comida sin subir los codos a la mesa.

A mis 21 años probablemente, a diferencia de los 21 años que tuvieron mis padres, nunca me ha resultado importante tomar una postura y ser radicalmente consecuente con ella, tal vez por el mismo hecho de que estos mismos padres se han preocupado de que a sus hijas nunca nada les falte. Mientras te sientes cómodo y seguro, tal vez es más difícil poner los pies sobre la tierra. Es difícil que los seres humanos de últimas generaciones, generen preocupaciones colectivas siendo los diferentes individualismos venidos muy bien como productos prefabricados.

Alguna vez, cansada de una discusión también de esas que se dan en el comedor de mi casa, terminé por decir que a mí realmente el bien común no me interesaba. Mi madre le reclamó a mi padre que venga a escuchar lo que su hija estaba diciendo, a lo cual mi padre solo respondió que el trato que ellos habían hecho antes de tenernos fue que pudiésemos pensar por nosotras mismas, después de eso, lo que pensemos o no pensemos ya no era más su asunto.

(1)“Es la entropía del mundo

Un mundo que come a otro mundo

Un cuento basado en lo inmundo
… la realidad”

Me es difícil conectarme con el mundo real, sobretodo por que la mayoría del tiempo no creo que realmente exista un mundo real, sino un montón de mundos prefabricados por un sistema enorme de construcciones culturales. Trato de ignorar esto la mayoría del tiempo para no perder “la razón”, o finalmente perderla por completo pensando que lavarte los dientes apenas te levantas es una acción implantada por un sistema más grande de lo que puedes imaginar. Tal vez yo logro dudarlo o sospecharlo o saberlo muy bien y elijo ignorarlo (al fin y al cabo, si no lo ignoro, ¿qué puedo hacer?)  Si de pronto todos nos sentamos a pensar en el sentido real de lo que hacemos, en realidad lo que somos es seres dentro de un mundo que está en un sistema solar, que está dentro de una galaxia, que está junto a millones de millones de galaxias…

Pero por eso algunas cosas simplemente es mejor ignorarlas y de alguna forma  seguir pero teniendo plena conciencia sobre estas, pero ¿y las personas que no la tienen?

(2) Ser espectador significa mirar a un espectáculo. Y mirar es malo, por dos razones. Primero, mirar es lo opuesto de conocer. Significa estar en frente de una apariencia sin saber las condiciones de producción de esas apariencias o la realidad tras ella. Segundo, mirar es considerado como el opuesto de actuar. Aquel o aquella quien mira un espectáculo permanece inmóvil en su asiento, sin ningún poder de intervención. Ser espectador significa ser pasivo”

(3)

http://www.dailymotion.com/video/x7m63x_baptiste-dota-lol_news

 Posteado en Dailymotion por antoinetheone 

 

(4)“el capitalismo no puede prescindir de una orientación hacia el bien común de la que extraer razones por las cuales merece la pena adherirse a él.”

 

Escogí erróneamente esta cita, y lo digo así porque en un principio yo no había leído la palabra “no” y me parecía muy lógica, el capitalismo PUEDE prescindir de una orientación hacia el bien común de la qué extraer razones por las cuales merece la pena adherirse a él. Cuando la leí bien realmente no me pareció muy coherente. Primera razón para pertenecer a un sistema que creemos que nos da todas las diferentes posibilidades para ser libres, sin preocupación por el prójimo.

 Me pasa un poco como cuando voy a comprar ropa, y pienso en que alguien ya se probó ese vestido que a mí me gustó y que no es necesariamente un objeto nuevo, pienso que lo compro y me gusta y me voy a ver muy linda, pero pienso en cómo sería encontrarme con alguien que haya elegido exactamente el mismo vestido, tal vez la talla que a mí me quedó grande. Nunca me he encontrado con nadie así pero me pregunto si tendremos personalidades similares, que probablemente nuestros pensamientos son muy parecidos y una serie de códigos grabados en nuestra psiquis nos llevan a comprar ese vestido porque pensamos que nos veremos lindas y esa tienda donde la compramos (porque yo siempre voy a las mismas 2 tiendas que visten a la gente que piensa como yo – somos su target) sabe qué tipo de personalidad tenemos, cómo pensamos y fabrica un vestido que nos hará pensar que nos veremos lindas en él. Pero asumo que en realidad cuando una chica compra un vestido no se da cuenta de que hay 10 iguales de diferentes tallas sino que piensa que nadie más lo tendrá, solo ella y será la envidia de sus amigas.  ¿Entonces qué es lo real? ¿Realmente mis padres cumplieron su deseo de que yo pudiese pensar por mí misma?

Probablemente mucha gente ya lo dijo, pero yo lo repito porque es parte del asunto; el capitalismo trata de segmentar absolutamente todo y ponerlo en cajones y crear opciones imaginarias, para personalidades y mundos imaginarios bien empacados y puestos en vitrina para que nuestra única preocupación no sea el que está a lado sino tener lo que todo ese mundito provee. Entonces pienso en gente como esa que piensa que vive en el mundo que quiere vivir o se arma una personalidad, o como yo que simplemente tiene fastidio a poner los pies sobre la tierra, ¿cómo se nos puede crear una conciencia colectiva? Una en que nos interese “el bien común”. Creo que es un mal que ahora nos acosan a todos o a la mayoría.

(5)“El espectador se supone salvado (redeemed) cuando deja de ser un individuo , cuando es restablecido como miembro de una comunidad, cuando es llevado en la corriente del energía colectiva o llevado a la posición del ciudadano que actúa como un miembro del colectivo”

 Como decía, si nos quitan algo que es por justicia nuestro o si nos colocan una calificación que no nos merecemos… podría ser, tal vez es un poco grande pensar en un bien común como algo mundialmente posible. La resistencia se puede ir dando de otros modos hoy en día,  no está constantemente presente esta idea de “lucha” al pie del cañón con la bandera roja y piedra en mano como mis padres en su época, pero en espacios como universidades donde granito de arena por granito de arena se van cambiando y generando nuevos tipos de pensamiento son formas de “generar un bien común” al ir creando esta serie de espectadores emancipados que empiezan a cuestionar. Probablemente la razón por la que el sistema a veces desea cortar estas “hierbas malas” que nunca mueren, para que tal vez no pensemos en los procesos sociales por los cuales un vestido llega a nuestras manos, ni en cómo funciona el mundo real o si es que éste es realmente un mundo real y no fabricado.

Pero regresando al comedor de mi casa, básicamente este desinterés por el bien común se daba por ver la imposibilidad de que muchas personas lograran ponerse de acuerdo para cualquier objetivo. Entonces en otra discusión de sobremesa pregunté que si realmente nunca se puede (o es muy difícil) llegar a un acuerdo y a un fin común , qué podía entonces hacer  yo “de bueno”, porque ellos tienen que haber llegado a alguna conclusión para que sus ideales de juventud de pronto hayan llegado a ser solo eso “ideales de juventud”. A lo cual me respondieron que lo que podría hacer es que yo como ser individual, todo trabajo que realizase lo hiciera (en la medida de lo posible) de manera justa, honesta y responsable, que era lo que ellos habían decido hacer y de alguna manera transmitírnoslo a nosotras. Tal vez si todos hiciéramos lo mismo individualmente, colectivamente el mundo sería un lugar más feliz (finalmente cumpliríamos el deseo más grande de las reinas de belleza de la manera más simple) y nadie tendría que morir de hambre, tirar una piedra o sacar una silla azul a la calle.

Pero de Lennon para acá todos somos soñadores, sino mi madre igual me apoya a que tire piedras siempre y cuando sea consecuente con mis actos.

  1. Letra de canción “passionale” de Babasónicos
  2. El espectador emancipado – J.Ranciéré
  3. Video de Radiohead – canción Just
  4. El nuevo espíritu del capitalismo – Luc Boltanski y Eve Chiapello
  5. El espectador emancipado _ J. Ranciéré

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas