TALLER DE PERFORMANCE: De la celebración al tiempo insaciable con Oscar Santillan

On 20 enero, 2013 by investigacion

Performance-El-tiempo-Insaciable

Apuntes, Ruth Cruz: 

El Juego que no tenía regla, más bien era la intención de despojarnos de los patrones de una conducta justificada e imaginar desde lo absurdo a personajes lejanos a nuestra “conducta”; temas que desde su epidermis nos alejábamos de la supuesta realidad, que en definitiva hablaban desde nuestra subjetividad sin temor a errar. En la otra parte del taller “taller en madera” exploramos las posibilidades y las habilidades que teníamos para la construcción de un escenario e hicimos un imaginario de una posible tarima que nunca llevamos a cabo en físico. El factor en contra en absoluto fue el tiempo , no solo la duración del taller, si no, el lapso de una clase a otra

Sobre  Aquí y Ahora

Fue una manera de abordar el tema de la realidad y el cuestionamiento personal que tengo sobre el tiempo. las posibilidades de creer que hay situaciones paralelas a lo que vemos que suceden en otro espacio… este tema lo aborde desde los momentos íntimos de mi vida en los que en “realidad” pude estar presente ahi en ese momento con el alma = cuerpo y espíritu.

3

IMG_9302

Apuntes, Daya Ortiz

Sobre Daya en el encuentro y después de él

El proceso de construcción para el performance final me resultó realmente interesante. Uno de nuestros primeros ejercicios fue socializar con el grupo alguna obsesión y/o pasión.

Recuerdo haber estado sumamente nerviosa porque jamás había compartido algo tan intimo con personas con las que no me relacionaba desde esos lugares, estomacales, entrañables. Comencé a hablar acerca del Bdsm (Bondage Dominación Sadismo y Masoquismo) y como fue mi acercamiento a esta gigantesca puerta de información, que fue a través de búsquedas acerca del gore (videos, imágenes, textos con contenidos fuertemente violentos, sangrientos, desnudos y putrefactos). Esto me llevó a conocer acerca de los trans, drag (queen y king), la teoría Queer, el feminismo, juguetes sexuales, maneras de explorar el sexo, el cuerpo, el género, el roll, etc… Hablé  sobre el primer relato sadomasoquista que había leído en mi vida, mostrando después las fotos de mis primeros intentos de maquillaje/travestismo, enteramente pueriles, ligeramente convencida de mí.

El siguiente de los ejercicios fue elaborar 3 premisas absurdas, elegir una y construir la fundamentación de la misma a manera de teoría, también, con fundamentos que pudieran contraponerse a los de la premisa inicial para desarrollar una Conferencia Absurda. El resultado: 17 personas estornudan al mismo tiempo en el mundo y un gato se suicida lanzándose al vacío.

Teniendo esto, el ejercicio siguiente trataba de hacer un performance  en/para la clase donde involucráramos esta pasión/obsesión que habíamos compartido junto con la Conferencia Absurda. Los resultados fueron realmente interesantes. Decidí travestirme. Entré al aula de clases con mi maquillaje infantil y mi texto absurdo. Me encontré completamente expuesta. Sentí  que fue un desastre. Las hojas se movían más rápido que mis labios al leer, tartamudeaba y mi voz se partía de apoco.

Mis compañeras, compañeros y Oscar, lucían una sonrisa poco inocente. Oscar dijo que, pese a que temblara y tartamudeara, se había sentido realmente cómodo escuchándome y viéndome.  Creo que se debía justamente a haber estado expuesta, creo que eso también lo dijo.

IMG_8310IMG_8309

El siguiente ejercicio, se trataba de hacer una fotografía de un supuesto performance, que no existe, que nunca existió; preparándolo con ficha técnica como si se tratara de un catálogo de la obra o un libro acerca del performance. Cada uno delos ejercicios construían de a poco el performance público.

DAYA

Sobre  la presentación final

Preparándonos grupalmente, quise agregar a mi performance a una persona (que inicialmente sería una travesti muy querida para mí) que me maquillaría durante el evento. Entonces surgió la propuesta de Christian Guerrero, quien quería compartir conmigo el momento del maquillaje. Él me decía que es una forma de despojar y entregar, lo que el abandona y yo tomo como elemento de ficción y empoderamiento.

Nos preparamos algunos días para que él aprendiera a maquillarme y ponerme las pestañas (que fue la parte más difícil), y para que yo aprendiera a recibirlo. Grupalmente nos organizamos con las tareas para prepararlo todo, y prepararnos nosotros para el día del evento. Nunca logramos reunirnos para ensayar, solo para definir algunas cosas respecto al montaje, pero jamás para ensayar. Ponerse de acuerdo para observarnos y hablar de nuestros trabajos resultó exhaustivamente complicado, con el tiempo, con el pudor, con los afectos.

El día del evento, fue el día en el que finalmente nos reunimos, ensayamos, comentamos, preparamos, con el tiempo sobre nosotros. La gente comenzó a entrar cuando yo, todavía, arreglaba las cosas detrás de mi panel. No, no me sentía preparada, ni a los otros ni a mí.

4

IMG_9165IMG_9074

Recuerdo haber salido del panel, temblando, viendo a tanta, tanta gente conocida y desconocida, que paradójicamente (o quizá no tanto), ver a mamá y papá fue sinónimo de lugar seguro. Yo tenía que salir, saludar a la gente, socializar y luego sentarme, para luego esperar a Christian y comenzar. Me regañaron al oído “Se supone que tienes que seguir saludando a la gente, no te quedes solo con tus padres”. Entonces continué, saludé y me senté.

Christian llegó, se sentó frente a mí y comenzó todo (para mí). Lamentablemente no pude ver la presentación de los performances de mis compañeras y compañeros, solo podía escucharlos y ver la cara de la gente tras las enooooormes pestañas que Christian logró colocarme de manera muy accidentada. Seguía uno tras otro.

Christian cambió mi peluca corta, infantil, por una larga y muy guapa. Tomé mi texto, caminé un poco, e inmediatamente las personas hicieron un círculo a mí alrededor. No me lo esperaba en absoluto. Tomé el micrófono y comencé. Poco a poco dejé de pensar en la gente que me rodeaba, que nos rodeaba, y me concentraba en papá. Le di una de las páginas de mi texto. Él sonrió sincero. Continué leyendo y al terminar, caminé fuera del círculo espontáneo hecho por l@s espectador@s, que acostumbran crear escenarios donde no hay.

7

6

Christian caminó, creándose otro escenario para él, y comenzó. Verlo, siendo el momento final de la presentación, fue muy tranquilizante. Siento que estuvimos desnud@s, y avergonzad@s, por lo tanto lacerad@s. Siento, desde ese día al día de hoy, que fue muy lacerante, porque tuvimos expectativas, de preparación, ensayo y concurrencia.

Comprendí que un performance sucede, se presenta, es. No se prepara para ser.

Creo que eso fue un error, necesario quizá.

Sí, necesario.

Guión de performance (Todavía está sujeta a cambios)

1. Daya y Sander están entre el público, durante una de las presentaciónes de performance en el escenario.

2. Daya usa el vestido café, las pantimedias de redesilla, los tacos negros, y el collar de cadenas negras.

3. También usa la peluca corta y está maquillada con las cejas pronunciadas y los labios rojos y exagerados (hecho por ella misma).

4. Sander se levanta y camina hacia el escenario, se sienta en la silla al pie de la mesa donde se encuentran el maquillaje, la peluca larga y el resto de objetos necesarios para cambiar el maquillaje infantil, la peluca infantil.

5. Daya se levanta una vez que Sander se haya sentado, llega al escenario, y se sienta frente a él.

6. En el escenario habrá una cámara que filmará el proceso del maquillaje que Sander hace a Daya, proyectándose tras de ellos el mismo (el proceso de maquillaje).

7. Sander le quita la peluca corta  a Daya, le limpia el maquillaje pueril y comienza a maquillarla.

8. Al terminar el maquillaje, Sander le coloca la peluca larga a Daya y ambos se paran.

9. Mientras ella mira fijamente al público, el comienza su acción individual.

10. Al terminar Sander, Daya se quita le peluca, y comienza a leer su texto.

11. Al terminar de leer su texto, el trabajo ha terminado.

 

Apuntes, Cristian Guerrero 

Intento Inútil de Registro de un Movimiento

 

Un cuerpo se disloca, se agujerea, se desgarra.

ACTOR: (se escucha dentro de su cabeza): Miro alrededor, heridas que vienen, sospechas que van, y aquí estoy, pensando en el alma que piensa y por pensar no es alma, desarma y sangra.

 

Este fue el título que había pensado para el performance que nos había propuesto Oscar para el primer día del taller, yo venía de un proceso coreográfico que estaba cuestionado la visión que tenia de mi cuerpo. Un espacio de revelación, de transgresión, una reminiscencia de la prisión que mis afectos habían construido de mi cuerpo. Me pregunto el porqué del registrar, es una palabra que usamos a menudo con nuestros compañeros de la carrera de teatro, registrar momentos, signos que sirven para reconocer un movimiento del cuerpo, Nancy dice acerca del cuerpo como quien dibuja la forma, es la forma de la forma, la forma del alma. El cuerpo es simplemente un alma, y esto no se entiende desde estas líneas, necesita experimentarse desde el cuerpo. Entonces sentía una necesidad muy fuerte de documentar como en un diario, sensaciones/puntos/formas, como un registro de pulsiones de esas que acostumbramos a aprisionar en una libreta: palabra o garabato. La pregunta era ¿cómo registrar una sensación sin enfriarla, sin llevarla al espacio de la razón racional y razonable?. Un movimiento, no solo de traslación, del alma, de una sensación, es la transformación no solo del espacio sino de la mirada, una de-formación, dislocación de un pensamiento. Un movimiento que se registra no es una acción que se documenta, un movimiento que es nuevo y no otra vez. ¿Es todo esto cierto?

El performance consistía en un otra vez  de lo que había ocurrido en su primera realización, el primer de día del taller, en los ejercicios coreográficos del mes anterior, un día hace trece años. No era registro, era reproducción, una puesta en escena, espectáculo. Como una despedida en la entrega de la peluca a Daya, un desnudamiento forzado, un soltar todo personal. Un intento inútil por mostrar: esto me llevo a descubrir una cierta obsesión por el producto final/obra de arte, un obstáculo que obstruye la mirada sobre el proceso, material en-frente.miento.

El siguiente texto fue entregado a los asistentes y podía ser leído mientras la acción ocurría, la idea era que no estén forzados a presenciar un suicidio, también podrían estar en otro espacio, el  de la cabeza del actor:

«Me fui buscando algo que no se me había perdido, Encontré algo que no andaba buscando.

         Yo vengo de vivir en un edificio departamental multivivienda del gobierno de dos habitaciones para siete personas, la privacidad era un concepto tan lejano que apenas podías permanecer un rato solo sin ser visto, actos tan comunes como cambiarte de ropa o masturbarte tenían que ser realizados con cuidado, el concepto del espacio de soledad era algo que no existía. A pesar de ello, yo creo que  lograba ubicar algo parecido en otro espacio, uno que no se emplazaba en lo físico. Los procesos mentales  eran lugares más cercanos, más íntimos. El imaginar era realmente un acto de subversión, de revolver el estado natural de las cosas que se me había entregado. Yo vengo de una familia donde mis tíos, primos y mi padre son mecánicos; mis tías, primas y hermanas son profesoras. Mi hermano mayor es oficial de marina. Jugar, tocarse, relacionarse con otros niños, todo lo que tenga que ver con contacto físico estaba vetado, además, gracias a la tradición evangélica pentecostal de mi madre, mi cuerpo no era mío, era un templo del señor.

        La primera vez que viví solo fue a los 16 años cuando por problemas familiares tuve que irme a vivir a Salinas. En ese espacio aprendí aquellas ideas que nunca me fueron presentadas, la soledad, la intimidad, el silencio, el espacio vacío. Ideas que tenían que ver con  algo más que con ese espacio etéreo que había creado en mi cabeza para poder sobrellevar la invasión de un lugar que hasta entonces desconocía como mío, mi cuerpo. Comencé a prestar atención a los estímulos sensoriales, lo visual se volvía una manera de relacionarme con el mundo pero era lo audible lo que lograba conectarme con el otro. La música empezó a ser una parte fundamental de lo que sería una transgresión para lo que yo debía ser, un mecánico que debía escuchar pasillo.

(Mientras, el actor recibe un golpe de cabeza contra el suelo)

          Otra primera vez en mi vida fue cuando The End era el tema perfecto para entrar en un espacio intimo y de soledad, mas allá de pretender moverme o imitar a Morrison en su sensualidad y resequedad en el escenario, yo sentí que The Doors eran la música perfecta para acceder a otro lugar, agitar mi cuerpo sin ningún patrón predefinido como un paso de baile o secuencia, la intuición era lo que sentía como única consigna, lo que terminaba siento una especie de ritual shamánico, un trance. El segmento donde Morrison habla de estar caminando a través de un corredor, matar a su padre y poseer a su madre era uno de los instantes más caóticos para mí entonces, nunca tuve un deseo intenso de matar a mis ancianos padres, pero sentía algo que no necesariamente se trataba de mi experiencia de vida y lo experimentaba, dejarlo que atraviese mi cuerpo, sentirlo como mío. Vale decir que todo esto lo realizaba como un acto de completa intimidad, me agitaba con tanta intensidad que terminaba tendido en el suelo en un charco de sudor. Discos importantes: An American Prayer –The Doors, Greatest Hit II – Queen y La Cultura de la Basura – Los Prisioneros.

          Pronto sentí la necesidad de indagar en la creación de sonidos y música, aquí descubrí otra parte del movimiento, donde no solo se trataba del accionar del cuerpo, entendí que la movilización no solo se produce físicamente sino en otros espacios creativos, cuando la mente imagina es también movilización, acción. O en espacios diminutos como el movimiento de la retina, los dedos, la lengua.

          El cuerpo y su movimiento permaneció así de clandestino hasta años después cuando formé parte de un proyecto musical de hardcore donde tocaba el bajo y el pogo apareció como una alternativa para compartir esa agitación del cuerpo, dejar el espacio de vergüenza y poder sentirme libre al momento de la interpretación de mi instrumento pero desde la vibración de mi cuerpo, de mi materia real, no desde una idea de cómo debería ser el rock o el baile. Así, nunca fui reconocido en ninguno de los dos aspectos, ya que nunca me enmarcaba en lo que se esperaba que debía ser un intérprete de hardcore o un bailarín.

         Vivo solo por épocas desde los 16, hoy tengo 27. Nunca he estado en un solo sitio más de dos años desde entonces, solo o acompañado. Y un día me fui del país buscando algo que no se me había perdido y me encontré algo que nunca busqué. Un salón de madera y la oportunidad de encontrarme con mi cuerpo sin contención. Sin pasos de baile, la capacidad de sentir, esa oportunidad de asombrarnos de nosotros mismos a través del movimiento, de la acción, el sentimiento contenido en un gesto. Regresé a mi ciudad porque estoy descubriendo que esta es la que contiene ese conjunto de movimientos, de gestos que me conforman, que han sido parte de mí sin conciencia. Recorrerlos me permite transitar conscientemente  una ruta de lo que podría llamar lo que me identifica. Mi acento, mi cadencia al caminar, al hablar. El movimiento como otro código de comunicación. »

 

Indicio # 27 sobre el cuerpo de Jean Luc-Nancy:

«Los cuerpos se cruzan, se rozan, se apretujan, se estrechan o se enfrentan: tantas señas se hacen, tantas señales, apelaciones, advertencias, que ningún sentido definido puede saturar. Los cuerpos tienen sentido mas-allá-del-sentido [outre-sens]. Son un exceso [outrance] de sentido. Por eso un cuerpo parece cobrar sentido solamente cuando está muerto, paralizado. Y de ahí quizás interpretemos el cuerpo como tumba del alma. En realidad, el cuerpo no deja de moverse. La muerte paraliza el movimiento que suelta prenda y renuncia a moverse. El cuerpo es lo movido del alma.»

 

 

Track #6 del disco Bicicleta de Serú Girán.

 

Apuntes, Ismael Chock

Sobre 3 puntos, un gato 

Después de días y noches de desesperación por completar  una tarea que veía demasiado lejana por el hecho de querer hacerlo perfecto y controlado. Y una de esas noches en las cuales mi compañera de trabajo momentánea Daya y yo estábamos conversando acerca de la foto que íbamos a hacer para el performance ficticio. Ella dijo permítete equivocarte o algo así. Entonces por ese momento pasaron varias cosas por mi cabeza. Chucha que elementos tengo a la mano y que rondaba mis pensamientos por mi cabeza en ese momento. Mi nueva gata chinita, ese insaciable deseo sexual y mi esfuerzo por contrarrestarlo haciendo Yoga.

Sin la más mínima idea de lo que iba hacer tome mi gata y un casco para andar en bici.  Eso sirvió como un buen indicio y me deje llevar, fue sumamente cómodo porque fue como un juego, no lo sentí como algo que tenía la obligación de hacer y probando posturas de yoga junto con chinita encontré una que se asemejaba más a un pedestal, mi cuerpo como base y mis pies como punta.  Ella obviamente no se quedaba quieta  y se lanzaba siempre, así que decidí lanzarla con mis propios pies.

IMG_8051IMG_8046

IMG_8049IMG_8074

IMG_8059    IMG_8053

 Las semanas siguientes me dedique a practicar con mi gata y nos dedicamos a mirar y repasar videos de performances de varios artistas, y realmente no puse mucha interés en el taller y creo que se debió al hecho de ver demasiadas materias juntas. De las cosas que personalmente me llegaron fue que el tiempo no siempre apremia pero hace posible lo imposible. Después de la presentación me sentí poseído por alguien que no era yo. Fue una experiencia catártica porque no sé si lo volvería a hacer, pero definitivamente lo que si descarto por el momento son los performances con texto, al menos leídos por mí.

El interés de un trabajo corporal mas constante también se despertó en mi, el hecho de dominar y conocer tu cuerpo te hace tener otro tipo de sensibilidades y dejar ciertas cosas de lado.

El título de la experimentación final fue bastante acertado por el extremadamente corto tiempo que tuvimos para realizarlo todo.

IMG_9283

8

9

10

 

1

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir la barra de herramientas